.

.

Porqué a veces no funciona la publicidad?


Un pensamiento radicado en la mente del empresario, es que el solo hecho de realizar publicidad (no importa el tipo de esta) , hará que se multipliquen los panes.

Claramente se puede ver en múltiples ocasiones que no obtenemos un resultado inmediato después de haber lanzado nuestros anuncios.

La publicidad no hace milagros, solamente acelera los resultados que se obtendrán si se ofrece un buen producto o servicio.

El propósito de la publicidad es buscar el posicionamiento o establecimiento de su marca y eso se logra al ser constante en el largo plazo.

Un pensamiento radicado en la mente del empresario, es que el solo hecho de realizar publicidad (no importa el tipo de esta) , hará que se multipliquen los panes.

Nada mas lejos de la realidad. Sin embargo, no es necesario contratar a un mega estudio de mercadotecnia para hacer nuestra publicidad mas atrayente.

 Debimos tener en cuenta ciertos aspectos antes de mandar al mundo nuestra publicidad:

· Definir los usos principales que le daremos el mismo. No se debe realizar ningún tipo de publicidad sin saber antes que obtendremos a cambio de ella. Es decir que es lo que busca nuestro anuncio además e vender un producto.

Hay que tener en cuenta el objetivo:

lograr contactos (no ganaremos con la primera venta, sino con la duración en el tiempo con el cliente) , darnos a conocer (para ganar una porción de mercado, que nuestros clientes sepan quienes somos o donde estamos, aun y cuando nuestra marca sea internacional, no significa que en el nicho que nos desarrollamos será igual de exitosa) ,

lograr ventas inmediatas (generalmente se utiliza este fin en los panfletos repartidos en la puerta de nuestro local comercial, pero sus resultados a veces resultan minimos comprados con las grandes espectativas que teniamos) , o bien dar a conocer un producto en especial (utilizando el mismo como apoyo de una fuerza de ventas, remarcando las características del mismo frente a la competencia).

En este aspecto la frase importante es "apoyo de una fuerza de ventas" la misión de la publicidad es dar a conocer lo que nuestros vendedores ya están vendiendo. Y no caer en el pensamiento que la publicidad suplirá o hará el trabajo de nuestra fuerza de ventas.

· Saber a quien lo estamos dirigiendo. No hay nada peor que realizar una publicidad en varios medios y que en ellos nuestro anuncio mencione el mismo mensaje. No es lo mismo publicar en la revista del colegio de abogados que en la sección clasificados del periódico local. Clasifique cual es su mayor fuente de ingresos, el sexo y la posición de consumidores, y podrá realizar un impacto mucho mas favorable de su publicidad.

· Sea objetivo. Es común que uno publique una publicidad, porque piensa que tiene lo que uno quisiera leer o el servicio perfecto. Aprenda a mirar su aviso con otros ojos, véalo como un cliente real. Realmente sirve tanto texto? Queda algo en claro luego de leerlo 3 veces? Compraría por el aviso? Los datos de contacto están claros? No hay nada peor que realizar una publicidad pensando en uno mismo. Evite anunciar más de una cosa en cada emisión pues se cae en el error de saturar nuestro propio anuncio con muchos datos o campañas paralelas.

· Sea repetitivo. Es mejor repartir 5 panfletos en 20.000 domicilios que 1 panfleto en 100.000 destinos. La repetición es la base del éxito. Puede que nuestro cliente no necesite nuestros servicios en el momento que le entreguemos la publicidad, pero quizás en una semana, en un mes o cuando surja la necesidad por él sea diferente la situación. Si su publicidad será impresa en un periódico, note que si hace un aviso de pagina completa, lo notaran quizás 10.000 personas, pero solo una vez. En cambio, si hace el mismo aviso pero de 1/8 de pagina durante 7 días, lo verán 70.000 personas, o las 10.000 personas durante toda una semana.


· Que sus amigos lo juzguen. No importa el tipo de publicidad que realice. Lea y envíe el texto a sus clientes y a sus íntimos para que evalúen el mismo y noten si existe algún contenido ofensivo para la gente. A veces puede salirnos el tiro por la culata y obtener mala fama por una palabra de mas.

· El costo y el momento. También será necesario considerar factores como costo del producto que ofrecemos, y el momento en que es ofrecido. Si existe algún factor que distraiga al consumidor, como un aviso de una crisis grave que este en puerta por ejemplo, nuestro mensaje tardará aun más en funcionar. existen gastos en cada familia que se repiten con cierta periodicidad y que fungen como freno hacia la compra. La entrada a escuelas implica un desembolso considerable para algunas familias y si no estamos en el ramo de la papelería, seguramente la balanza no se inclinará a nuestro favor.

· Sea constante. La publicidad es una herramienta que debe usarse en forma permanente y, especialmente, en épocas difíciles. Quienes se anuncian adecuadamente, venden más durante la crisis ( y toman una posición dominante cuando el ciclo económico cambia). No es lo mismo que nos invite a una fiesta una persona que siempre las hace de manera continua, que alguien que sabemos que nunca ha hecho una fiesta en su vida. Aunque nos interese un producto, siempre tendremos nuestras reservas si se trata de una marca que se anuncia muy discretamente y solo cuando al agua ya le llego al cuello, es decir que su situación e imagen ha disminuido considerablemente.

· Sea realista. Si nuestra fuerza de venta, nuestros costos ante el consumidor, nuestro historial como empresa, nuestra imagen ante el público no es tan favorecido como nos gustaría frente a los compradores. Seguramente se trata de otro freno en nuestra campaña. No basta con decir que somos los mas económicos o que es el mejor producto, si con los años los consumidores han comprobado que no es así. Si caemos en este punto nuestra campaña deberá estar encaminada a mejorar nuestra imagen y no solo a vender.

· Sea sincero. No hay nada mas terrible para el cliente que obtener publicidad confusa o engañosa con los precios. Respete al cliente ante todo, y haga lo indispensable para mantener un matrimonio con el mismo. Sin el, usted no podrá vivir.



Por ultimo, recuerde que toda publicidad , debe ser repartida. Es un síntoma común que uno apenas recibe sus nuevos folletos a todo color, a página entera y en papel de lujo, no los reparte. Yo cada vez que hago publicidad, trato de distribuirla a ser posible, en la misma semana, así podré prepararme para la nueva venta y las nuevas estrategias..

 
 
.








































Related Posts with Thumbnails