.

.

Primero sé, luego haz y sólo así tendrás

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD

Por alguna razón inentendible creemos que cuando tengamos esto o aquello, entonces nos comportaremos de una manera diferente porque llegaremos a ser alguien diferente.

Cuantas veces hemos dicho o escuchado a otra persona decir:

  • Cuando tenga dinero, voy a ser muy generoso.
  • Cuando tenga tiempo, voy a ser un escritor.
  • Cuando sea gerente, entonces llegaré 30 minutos antes al trabajo.
  • Cuando tenga dinero de sobra, voy a ser emprendedor y empezar mi negocio.
  • Cuando me gradúe de diseñador, voy a comenzar mi propia empresa.

(Para escuchar el podcast dale click a “Play” en el botón abajo. Si deseas leer en vez de escuchar el podcast puedes seguir leyendo abajo.)

El problema con pensar de esa manera es que creemos que lo que nos impide lograr nuestros sueños son recursos: dinero, tiempo, salud, condición física, nivel profesional, profesión, etc.

Creemos que tenemos que TENER para luego HACER lo que tengamos que hacer para entonces SER.

Yo recuerdo batallar con este concepto en varios aspectos de mi vida, siendo el más reciente mi identidad como autor o escritor. Inclusive después de haber escrito y lanzado al mercado “Despierta tu Héroe Interior” y que llegar a estar en la lista de los más vendidos, todavía no me sentía como un escritor.

Recuerdo reunirme en cenas con escritores famosos de mi editorial HarperCollins y sentir como que yo era de segunda, todavía no merecía estar en la misma mesa con los verdaderos “escritores”.

Me tomó un tiempo llegar a la realización de que yo sí soy un escritor también y que escribir libros que transforman la vida de las personas es parte de mi identidad.

Muchas personas que conozco están atrapadas en la misma mentira.

Me dicen: cuando consiga el contrato con la editorial comenzaré a escribir, cuando me contraten como arquitecto, comenzaré a dibujar, cuando mi hijo crezca un poco, comenzaré a escribir ese blog que siempre he soñado.

Excusas, excusas, excusas.

Aunque no te des cuenta, son excusas.

Primero tienes que SER.

¿Quieres tener un blog exitoso? Entonces un blogger.

¿Quieres publicar un libro? Entonces un escritor.

¿Quieres tener un podcast que llegue a cientos de miles? Entonces un podcaster.

¿Quieres ser un emprendedor? Entonces un emprendedor.

¿Quieres ser un líder? Entonces un líder.

Necesitas hacer tu sueño parte de tu identidad. Tu sueño necesita SER tu identidad.

Luego que ERES un blogger, o escritor, o podcaster, o emprendedor, o líder, entonces hazte la pregunta: ¿Qué debería estar haciendo en este momento un blogger, o un escritor, o un podcaster, o un emprendedor, o un líder?

Un blogger debería estar publicando artículos.

Un escritor debería estar escribiendo.

Un podcaster debería estar grabando.

Un emprendedor debería estar trabajando en su idea, en su negocio.

Un líder debería estar liderando.

Entonces haz eso. Punto.

primero, luego HAZ.

SER primero, luego HACER.

HACER es duro, no hay atajos, no hay camino fácil. Y cuando el camino se pone duro, los duros son los que se mantienen persistentes en el camino. Sólo así vas a TENER.

TENER es la consecuencia del SER y del HACER.

No voltees la fórmula. No la utilices como excusa. No esperes TENER algo para decidir hacer algo pensando que sólo así llegarás a ser alguien.

Sé ese alguien primero. 

¿En qué persona tienes que convertirte HOY para alcanzar tus sueños? ¿Qué compromisos tienes que hacer de manera consistente para alcanzarlos? ¿Comienzas ya?… ¿O el próximo mes, o el próximo lunes, o el próximo 1ero de Enero?

La entrada Primero sé, luego haz y sólo así tendrás aparece primero en Liderazgo Hoy.



La entrada Primero sé, luego haz y sólo así tendrás aparece primero en http://ift.tt/2lrgliV

Formación gratuita y bonificada para autónomos: lo que debes saber para 2018

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
formación para autónomos

Como autónoma, cuando realizo presupuestos tengo que tener en cuenta múltiples variables, una de ellas es la partida de formación. De todos los factores que se cargan en una propuesta, la formación debería ser uno más. La razón es muy sencilla. Es un elemento clave de competitividad. El famoso “estar al día” hoy más que nunca se ha revelado como un punto crítico. En un escenario cambiante, con nuevas competencias digitales, pero no solo la redefinición de servicios y calidad de los mismos está en función de lo capaces que seamos de adaptarnos a este entorno cambiante. Por esta misma razón, deberíamos considerar en nuestros presupuestos un margen para la formación propia, la actualización de nuestros conocimientos.

 

Formación bonificada y formación subvencionada

Y si la formación es un factor de competitividad, qué menos que ponernos manos a la obra. La gran piedra del camino es que como autónomos estamos excluidos de la formación bonificada. ¿Cierto? No del todo. Sólo si somos empresarios individuales o autónomos. Para autónomos con trabajadores contratados en el Régimen General y que coticen a la Seguridad Social por Formación Profesional, existe la opción de brindar formación gratuita a sus trabajadores.

En España la formación profesional está dividida en dos subsistemas: la formación reglada, que depende del Ministerio de Educación y de las comunidades autónomas, y la formación para el empleo, que gestiona el Servicio Público de Empleo Estatal, SEPE, conjuntamente con las comunidades autónomas.

La Fundación Estatal para la Formación en el Empleo, Fundae, lo que antes se conocía como la Fundación Tripartita, es la entidad privada estatal de derecho público y sin ánimo de lucro que colabora con el SEPE en la planificación, programación, gestión, evaluación, seguimiento y control de estas iniciativas.

En ambos casos, existen buscadores de cursos bonificados y para autónomos. Si te interesa, pulsa en estos enlaces: cursos formación SEPE, oferta cursos gratis Fundae.

Pero de lo que podemos beneficiarnos como autónomos, ya seamos empresarios individuales o con trabajadores a nuestro cargo, es de la formación subvencionada. Gratuita y de financiación pública, la formación subvencionada va dirigida a trabajadores, desempleados y autónomos. La principal diferencia con la formación bonificada es que es el empleado quien elige el curso. No tiene por qué haber una relación con la empresa, es decir, no se necesita consentimiento ni conocimiento por parte de la empresa en la que esté prestando sus servicios, ya sea autónomo o trabajador por cuenta ajena. Y es la entidad que imparte el curso la que fija los requisitos de acceso.

 

Fiscalidad de la formación bonificada

Toda empresa tiene un crédito mínimo proporcionado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social para la formación para el empleo de sus trabajadores. Como autónomos individuales no tenemos derecho a recibir formación bonificada gratuita, salvo que tengamos trabajadores a nuestra cuenta. Este crédito va en función del número de trabajadores contratados por el autónomo y por la cotización que realice a la Seguridad Social en concepto de Formación Profesional.

La formación bonificada está regulada por el Real Decreto 4/2015, de 22 de marzo, y está gestionada por la Fundae. Al margen de los trabajadores que se tengan contratados y de lo que se haya cotizado a la Seguridad Social por dicho concepto, hay un crédito mínimo garantizado de 420€/año. Varias cosas que hay que saber sobre este crédito:

  1. No es acumulable, es decir, si no se agota el crédito disponible por año para actividades formativas destinadas a empleados no pasa a engrosar el crédito del año siguiente.
  2. El crédito se hace efectivo mediante bonificaciones en los seguros sociales o, lo que es lo mismo, el gasto en formación se deduce de la cotización a la Seguridad Social.
  3. Se deberá estar al corriente del pago a la Seguridad Social y las obligaciones tributarias.
  4. Solo se podrá bonificar el 100% de esta formación gratuita para trabajadores cuando no se superen los 9 empleados contratados. Para casos en los que se cuente con más trabajadores, la bonificación oscila entre el 75%, 60% y el 50%, según se tenga entre 10 y 49 empleados, 50 a 249 o más de 250 empleados, respectivamente.

 

Trámites para la bonificación

Cualquier autónomo o pyme puede llevar directamente la gestión de estos créditos de formación, aunque en la práctica se suele delegar en entidades organizadoras homologadas por la Fundae, que pueden ser desde entidades de formación acreditada hasta organizaciones sindicales o asociaciones de trabajadores autónomos. Es el caso, por ejemplo, de Forem, la fundación para la formación y el empleo promovida por el sindicato CC.OO, o de la Unión de Trabajadores y Profesionales Autónomos, UPTA.

La principal ventaja de encomendarse a estas entidades es que nos ayudarán a conocer el crédito disponible en formación que hemos generado durante el año y cómo transformarlo en formación gratuita para los trabajadores.

En cuanto a los trámites, solo decir que el proceso de bonificación comienza con la cumplimentación del documento “Adhesión al convenio”, mediante el cual se comprueban los créditos disponibles. A partir de este momento, la entidad organizadora comunicará la cuota de formación de que dispone cada empresa y comienzan los trámites con la Fundae: documentación, inscripción, facturación, bonificaciones y reducciones que se han de aplicar para que las actividades formativas par los empleados se realicen sin coste.

Ya sea como autónomo individual o como autónomo con trabajadores asalariados, en 2018 ya solo tienes que seleccionar la formación entre tus prioridades y decidir entre las diferentes modalidades a las que puedes acogerte.

La entrada Formación gratuita y bonificada para autónomos: lo que debes saber para 2018 se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2ClZ4i6

Profesionalidad: un valor propio de los mejores

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
profesionalidad en el trabajo

En este último artículo que escribo en Con Tu Negocio he elegido compartir algunas reflexiones sobre un concepto que me parece crucial: los trabajadores excelentes demuestran un profundo respeto por su trabajo, lo vivencian comprometidamente, sienten que tienen una importante responsabilidad que cumplir y la cumplen. Además, gozan con la realización de lo que vivencian como su misión y consiguiendo ultimar con bien sus cometidos, en los que dejan su huella mientras, a ojos de los demás, causan la impresión de que lo hacen sin esfuerzo, con la máxima naturalidad. 

Invariablemente, triunfen o no se les deje destacar, sean tenidos en cuenta o no sean reconocidos, ganen mucho o perciban un salario menor se caracterizan, sin excepción, por ser profesionales de primer orden. De hecho, estos “primeros espada” son los más populares entre sus iguales y habitualmente son requeridos como fuente de consulta, orientación o apoyo. Cuentan con años de servicio en la profesión y en el puesto y se trata de profesionales que suelen ser muy valorados (y en ocasiones temidos) por sus mandos directos, hasta el punto de que son respetados, incluso en aquellos casos en los que no sean ‘santos de la devoción’ de sus superiores. Si hay una característica esencial a la hora de valorar el talento, para mí es ésta.

Pericia, aplicación, seriedad, honradez y eficacia. Con tal pentaedro traza la Fundeu el significado de profesionalidad. Cinco atributos que aluden a conceptos que nos son familiares: perfil competencial, saber hacer, actitud positiva, comportamiento ético y obtención de resultados. Una cualidad central en el universo laboral de la que, por el contrario, no se habla mucho; como si la profesionalidad, al igual que el valor, hubiera que suponerla, cuando la impresión general que tenemos es que brilla por su ausencia. Sin embargo, tampoco se configura como asignatura troncal en universidades ni es materia de especial atención en escuelas de negocios. Siendo, no obstante, término recurrente, opera a modo de cajón de sastre, pues ni tan siquiera llega a formar parte del lenguaje evaluativo de la mayoría de las empresas. Y es que vivimos en tiempos convulsos y confusos. Valoración que dejo, ahí, a la interpretación de cada quien.

 

Una visión muy particular sobre el trabajo 

Especialización técnica, habilidades digitales, orientación a objetivos, motivación de logro, alto rendimiento, gestión del tiempo, trabajo en equipo, responsabilidad, proactividad, inteligencia emocional, habilidades de comunicación, ambición y todas las competencias que se quiera, pero si repaso algunas de las actitudes que he venido observando en estos trabajadores sobresalientes, encuentro que, además de las innumerables características que están en boca de todos, estos tienen una visión coincidente ante cuestiones como las que siguen.

 

Todos ellos son profesionales automotivados

El trabajo es en ocasiones fuente de insatisfacción, porque la mayoría trabaja buscando la aprobación de los demás y, en especial, el reconocimiento de sus jefes, esperando, a cambio de cumplir con su obligación, ser mejor considerados. Y cuando esto no sucede, pues trabajar como hay que hacerlo y se espera que se haga nunca puede significar un plus, frustra. Ahora bien, cuando se cambia de óptica y se enfoca el trabajo como un reto personal, como un compromiso que le implica a uno, como una misión que compete a la autoestima del sujeto resolver; cuando se tiene la visión de que en la propia actividad laboral uno se juega su reputación y que es en ello donde reside la percepción de su saber hacer, que va en ello la consideración de su valía profesional, entonces el trabajo bien hecho se convierte en un desafío cuya culminación diaria conlleva satisfacción y proporciona una experiencia que brinda la oportunidad de sentirse bien con uno mismo.

Cuando un trabajador deja de conformarse con el parabién de los demás o de darse por satisfecho con el mero cumplimiento y pasa a erigirse en ser él quien determina la medida y la calidad de su trabajo, tiende a hacerse más exigente consigo mismo. Y no olvidemos que la autoexigencia laboral es una medida del compromiso que hace aflorar el sentido de la profesionalidad. En efecto, los trabajadores sobresalientes son tan exigentes en la realización de su trabajo que podría decirse que trabajan para ellos, que son sus propios jefes, porque son ellos quienes establecen la medida de su conformidad. Y ello es así porque se imponen mantener un nivel de calidad, siendo conscientes de que su huella profesional queda reflejada en su trabajo.

 

Sin excepción, duermen con su conciencia

Los profesionales de primera línea tienen claro que la fidelidad se la deben, ante todo, a ellos mismos, a su recto e informado parecer. Lo cual es así porque la profesionalidad exige tener criterio y, de no ser de este modo, no podrían hacer valer el suyo.

En el mundo empresarial, hay que tener mucho cuidado, y no solo con el plural parecer, a veces inopinado o imprevisible, en ocasiones interesado o tendencioso, sino –y sobre todo- con dejarse seducir por los “cantos de sirena”. El trabajo es un asunto tan serio en el que un trabajador se juega la consideración sobre sí mismo, su sentimiento de valía ante jefes y compañeros, pero también su reputación, su credibilidad y su prestigio ante uno mismo y frente a terceros. Por otra parte, mantener un empleo no vale el precio que supone padecer el descrédito, la sumisión o el menosprecio. Sabido es que son infortunios productores de enfermedades psicosociales.

El trabajo hay que hacerlo como hay que hacerlo y no de otro modo. Ni cediendo a presiones varias, que mermen la calidad, ni admitiendo componendas urdidas o en el nombre de la empresa o a instancias del jefe de turno si con ello se socava el sentido de la profesionalidad. Y, llegado el caso, estos serán unos de los indicios que ponen sobre la pista de la conveniencia de cambiar de empleador. Un profesional sabe que nada es gratis y qué precio conviene o no pagar; por lo mismo, tiene claro cuándo llega el momento de poner fin a una relación laboral.

Lo menos que se puede exigir en un empleo es que le dejen a un profesional libertad de acción para trabajar como sabe que tiene que hacerlo y debe realizarlo. Pese a lo cual, algunos deciden sucumbir a la tentación, a cambio de ciertas promesas o prebendas, y también hay que reconocer que en ocasiones es difícil resistirse al chantaje psicológico de la dirección. Con todo, hay dictados que no se pueden ejecutar tal y como se proponen, como cuando vulneran principios de calidad o de rectitud en el obrar. Hay órdenes que no se pueden -ni se deben- cumplir tal cuales, como cuando atentan contra los propios principios o cuando persiguen burlar la moral o cuando, a costa de su cumplimiento, se hipoteca la propia imagen o se pone en entredicho la palabra dada ante terceros, sean estos subordinados, compañeros, clientes o proveedores.

Hay hechos en los que no se debe participar, como cuando le proponen a uno ser el ejecutor de asuntos torcidos o, a menor escala, retorcidos. Difícilmente se podrán asumir compromisos con los otros si uno no se respeta, si, por conservar un empleo, se malvende la autoestima o se pierde la reputación. Una cosa es segura, es difícil que nos podamos engañar a nosotros mismos, a pesar de que siempre cabe la posibilidad de que podamos adormilar nuestra conciencia. Sin embargo, esta estratagema no da buen resultado. El falsario suele permanecer en vilo, su temor es una constante, la inseguridad cercena su aplomo y, antes o después, la componenda sale a relucir.

 

Respetan a todas las personas, sin importar jerarquía ni condición

El mundo de las empresas en ocasiones ciega a más de uno. Deslumbra el boato, apabulla la ostentación con que a veces se despliega el ceremonial, intimida el estatus, abruma el poder, turba la ambición. Cuando algunos escalan y progresan, en situaciones en las que determinados individuos empiezan a acariciar la capacidad de administrar un presupuesto o de tomar decisiones, los hay que pierden de vista un principio universal: que el mundo no deja de girar, que lo que hoy se encuentra arriba mañana puede estar debajo, y viceversa. A pesar de lo cual, los más se olvidan de que ninguna posición es inamovible, de que ni es eterna ni es vitalicia. Sin embargo, hay quienes presos del momento incurren, intencionada o desintencionadamente, en conductas prepotentes, caen en comportamientos altaneros o se despachan con gestos de soberbia, síntomas todos ellos de la ceguera más absoluta, revelación de su inmadurez humana y, solo por ello, de incompetencia directiva. La altivez de algunos cargos tiene aquí valor probatorio. Pero la experiencia nos demuestra que más vale ser prudente y que mayor audiencia despierta la humildad; que la naturalidad, la sencillez y la cercanía no están reñidas con la posición, que el tiempo termina poniendo a cada uno en su sitio y que, así como uno se haya comportado, así será tratado.

El respeto a los demás no solo es una cuestión de forma, es un acto íntimo de valoración del prójimo, es la asunción de la otredad desde la normalidad y, secundariamente, supone una inversión de futuro, pues a quienes hayamos dado muestras de respeto nos depararán la misma consideración; máxime quienes en alguna ocasión se hayan encontrado, por la vicisitud que fuere, en una posición de dependencia o de desventaja respecto de la nuestra. A esos no se les olvidará el trato que se les obsequió.

 

Tienen meridianamente claro quiénes son los destinatarios de su trabajo

Son extremadamente serviciales, pero nunca jamás serviles. Precisamente, la condición de servil es justamente la contraria a la naturaleza de la profesionalidad. En su ámbito de actuación, un profesional reconocido no solo no somete su criterio ni a la conveniencia ni a la autoridad ni a la voluntad de alguien, sino que goza de suficiente legitimidad como para orientar la acción en la dirección debida sobre la base de su competencia.

Saben que su actividad proporciona servicio o utilidad y tienen muy en cuenta a quiénes se destina el fruto de su trabajo y el valor que les representa como para no realizarlo con presteza y con la debida diligencia. Y es que para realizar un buen trabajo, es prioritario definir en quién o quiénes impacta el resultado de las propias acciones; figuras que, dicho sea de pasada, varían mucho de puesto en puesto y de actividad en actividad, pero que representan la principal razón del propio trabajo, pues sin ellas no se justificaría.

Muchos consideran que su cliente es el jefe y tratan de agradarlo, pero el jefe casi nunca es el principal perceptor del resultado del trabajo de los subordinados, por mucho que el suyo dependa de los resultados que estos obtengan. Para identificar a los beneficiarios del propio quehacer hay que dirigir la atención hacia aquellos que, de uno u otro modo, también intervienen en la realización de la misma actividad o en algunas de sus fases complementarias, se necesita tener en cuenta a los que aguardan el resultado de una actividad para acometer la suya, hay que fijarse en esos otros que directa o indirectamente reciben el producto o el servicio del esfuerzo que se aplique y también hay que diferenciar a los que les importa especialmente la interacción que se ha de llevar a cabo con ellos, esos en quienes finalmente recae el buen o el mal hacer. Solamente teniendo claro el destino del fruto del trabajo, y el alcance y sus repercusiones finales, es posible valorar el buen o el mal hacer. Un profesional lo es cuando se siente responsable de los que debe asumir como sus grupos de interés y les brinda cumplido servicio.

Pueden tener a gala un historial impecable

Saben que tienen que ganarse la consideración de internos y externos, en el día a día, cada jornada, y que no sirve a su propósito ni vivir de las rentas ni escudarse en los demás. Para ellos no vale “echar balones fuera” y, llegado el caso, con tal de cumplir con su cometido, asumen lo suyo y lo que no debiera corresponderles realizar por ser tarea de otros. Son trabajadores comprometidos, que tienen un fino sentido de la responsabilidad y, consecuentemente, son eso: cumplidores infalibles en quienes se puede confiar. Sienten apego por su trabajo, que les apasiona, y no se permiten errar, pero si se llegan a equivocar, saben reconocer sus errores y aceptar las consecuencias de sus actos fallidos, pero lo fundamental es que toman medidas para no agravarlos y evitan que se repitan. La reincidencia, por tanto, no se encuentra entre sus concesiones.

Decimos que los errores son una fuente inagotable de aprendizaje, pero tener la entereza de admitirlos es un acto de honestidad que reputa y, puesto que los hechos cuentan, ello se traduce en prueba del valor de su palabra.

 

Se ganan a pulso ser recomendados

La mayor prueba de la valía y de la competencia de un profesional es que sea capaz de hacerse digno del aprecio de los demás y que consiga ganarse su estima al tenor de su comportamiento en el trabajo y fuera de él, lo cual, aun conociendo la sencilla fórmula, no está al alcance de la mayoría. Está meridianamente claro que lo que distingue a unos de otros son los hechos. Son nuestras realizaciones las que nos avalan o nos desacreditan. La firma que dejamos al actuar: la impresión, el recuerdo, la sensación. Lo que habla por nosotros no es lo que decimos de nosotros, sino esa rúbrica que dejamos impresa en todo lo que hacemos –visible o no- y que también figura indeleble en lo que dejamos de hacer. Es notorio que todo en nosotros comunica.

Y ya he dicho antes que a nada favorable conduce dejarse utilizar, como tampoco augura buenos presagios reconocerse esclavizado en un trabajo o sentirse la mayor parte del tiempo disconforme o violentado. Y es que declinar las propias convicciones en favor de las pretensiones o de las presiones de terceros, por mucho rango que ostenten, transigir sin hacer valer la propia opinión profesional, renunciando al propio criterio sin argumentar ni dejar claros los propios motivos de cómo cabe actuar, es lo mismo que dejarse desproveer de reputación y significa admitir que no merece la pena ni ser tenido en cuenta ni ser escuchado. Todo profesional sabe que no hay nada gratis y que obtener la consideración de los demás muchas veces pasa por mantener la firmeza.

Conocedores de la importancia de la palabra y de la trascendencia de lo que se dice, y de lo que se hace, los profesionales consecuentes ni hablan por hablar ni se pronuncian de oídas ni se exponen a presumir de lo que no es su especialidad ni se les ocurre aleccionar a otros sobre lo que no dominan, por mucho que hoy sea sumamente fácil caer en la tentación de hacerlo, sumándose al raudal conversacional, pues no faltan ocasiones para subirse a un escenario y hacerse con un micrófono, participar en un coloquio, sujetarse detrás de un atril, lucir una llamativa presentación… para terminar proyectando un hilo de voz… No, así no es como se gana el derecho a ser escuchado. La reputación es la que antecede a la palabra y no al revés. Así, un profesional es el que se ha ganado el derecho a hablar.

En fin, hoy el universo laboral demanda de las empresas que transformen el trabajo en una experiencia positiva, que los directivos evolucionen a consejeros personales y que los equipos empujen el desarrollo de los individuos, pero pocos trabajadores comprenden que no solo se trata de adaptarse a los incontables cambios, que no dejan de sucederse, sino que el trabajo también va de convertirse en un agente de transformación. Los mediocres se dan a conocer porque permanecen quedos, a la expectativa, aguardando que sean otros los que tomen la iniciativa o a que la situación cambie “milagrosamente”. Y no digo que no haya que cambiar las cosas. Que sí. Afirmo que la realidad no es como es, sino como la construimos nosotros. Y esto es lo que he percibido que inspira a profesionales consagrados.

 

Hasta siempre, amigos

Como antes anuncié, este es mi artículo de cierre en el blog “Con Tu Negocio”, donde he tenido ocasión de participar, desde el verano de 2012, con 109 publicaciones. Una cita quincenal que me ha reportado indudable satisfacción. Hay un motivo: me jubilo. Y hay una decisión: doy por concluida mi etapa profesional (1978/2017) para iniciar un nuevo y ansiado camino que me lleva por otros derroteros; pudiendo, al fin, dedicarme a cultivar otros intereses.

Quedo en deuda con Iván Fanego, quien en julio de 2012 me brindó la posibilidad de compartir, a través de Movistar Empresas, algunas de mis ideas sobre gestión de personas en las organizaciones. Manifiesto mi cariño a Alicia Díaz, Eva María Oviedo, Mónica Sofía García y Elena Ormaechea, un cuarteto de mujeres que hacen posible una publicación –a mi modo de ver- tan útil para tantos. Entrego mi reconocimiento a un equipo de colaboradores, y compañeros de palestra, tan selectos, entre los que ha sido un honor figurar. Y, como no podía ser de otra manera, mi máximo agradecimiento a los lectores que han seguido mis publicaciones, sin cuya complicidad no habría tenido sentido alguno escribir una sola letra.

Gracias. Un abrazo para todas y todos. Y hasta siempre.

La entrada Profesionalidad: un valor propio de los mejores se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2zFYQ2E

Deseos de un emprendedor para el nuevo año

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
deseos de un emprendedor

Estos son algunos de mis deseos como emprendedor para el nuevo año: que a los trabajadores por cuenta propia les acompañe el ingenio y la riqueza social en sus proyectos. Que cuando el éxito no llegue, sepan parar a tiempo; más vale un cierre organizado que permitir que los efectos del fracaso condicionen el resto de la vida profesional. Que se modifique la Ley de Segunda Oportunidad para hacer justicia con quien todo se lo juega: hasta que no incluya la quita en las deudas con la Administración, tal como ya ocurre en otros países, no será un instrumento de verdadera redención.

 

Que dejemos de ser el país de la pequeña empresa

Y veamos cómo crecen las de tamaño medio, verdadera fuente de riqueza, empleo, estabilidad y competitividad. Que la pequeña empresa avance en su digitalización y aprenda a servirse de las nuevas herramientas tecnológicas para mejorar su competitividad. Que las grandes compañías sigan siendo las mejores embajadoras de la marca España en el mundo y ejerzan con responsabilidad su gran capacidad transformadora.

Que los balances anuales hablen de la realidad de la empresa y dejen de ser manipulados con artificios contables para hacer realidad sueños incumplidos. Que se asuma la fiscalidad de la empresa como un compromiso social, que su cumplimiento deje de ser una gymkana.

Que todos los trabajadores ofrezcan lo mejor de sí mismos en su quehacer diario y reciban una compensación justa por su esfuerzo. Que las empresas adopten modelos de trabajo creativos que estimulen y retengan el talento. Que se identifique en la formación del empleado una vía de innovación y eficacia. Que la temporalidad deje de estigmatizar a toda una generación.

 

Que el Pacto de Toledo se reúna en 2018

Y no esquive el debate de la jubilación de los autónomos. Un colectivo al que hay que incentivar con justicia, para que aprenda a cotizar con responsabilidad y en condiciones equiparables a las de los trabajadores por cuenta ajena.

Que el ecosistema emprendedor que este país construye con esfuerzo y valentía crezca para generar oportunidades, y no oportunistas que negocian con las ilusiones y el esfuerzo de otros. Que la startup no se convierta en el pelotazo del siglo XXI, que la venta del proyecto y sus expectativas siempre vaya acompañada de un sano crecimiento. Que los inversores y emprendedores se encuentren en el entendimiento, y las grandes empresas aprendan a colaborar –y hacer negocio– junto a la startup.

Que el impulso exportador -que tanto ha avanzado estos últimos años- siembre semilla, y los empresarios tengan paciencia para esperar sus frutos. Que los planes de internacionalización se doten de coherencia, estrategia, formación y recursos. Que pronto nuestra economía cuente con una generación de profesionales formada en la experiencia internacional.

 

Que la España vacía se llene de emprendimiento

Y que la economía circular sea un objetivo compartido por todos los agentes económicos, que su avance permita integrar los modelos de producción y consumo al ciclo de la Naturaleza: ¡entreguemos a nuestros hijos un mundo mejor! Que el análisis de la huella ecológica de cualquier proyecto empresarial forme un capítulo destacado de su business plan.

Que la comunicación sirva para dotar de mayor transparencia al diálogo empresa-sociedad, y que la comunicación interna se utilice -de una vez por todas- para escuchar y hacer mejores a las organizaciones. Que las redes sociales sigan construyendo un puente entre las marcas y los usuarios sin perderse en los vericuetos de la vanidad y la venganza.

Que la tienda tradicional aprenda a convivir con la venta online reinventando su espacio. Que el tendero aproveche su cercanía para crear nuevos espacios de consumo en los que colabore con los productores locales, dotando con sus locales de singularidad a cada rincón de la ciudad.

Que el sistema educativo deje de ser una moneda de cambio política y se alinee con lo que la sociedad necesita y espera de él. Que este país se llene de investigadores y la empresa forme parte de esta apuesta por la innovación.

Que las impresoras dejen de poner nuestra paciencia a juego, que las actualizaciones de software dejen de atormentarnos con sus alertas, y que las redes sociales retomen la senda de la simplicidad que tantos éxitos les dieron. Que los motores de búsqueda de Internet solo discriminen por calidad y originalidad.

Porque estoy convencido de que el emprendimiento, la empresa y el trabajo son instrumentos de transformación imprescindibles. Para que en 2018 todos habitemos un mundo mejor. Porque soñar es el primer paso para cambiar nuestra realidad.

La entrada Deseos de un emprendedor para el nuevo año se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2pHYRmZ

¿Podrán las máquinas imitar la creatividad humana?

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
creatividad inteligencia artificial

En los últimos meses hemos escuchado o leído de forma reiterada que la creatividad es una de las capacidades que las máquinas difícilmente podrán imitar o replicar. No hay que olvidar que esta competencia ha sido señalada en el informe “Future of Jobs Report” del Foro Económico Mundial, como una competencia esencial en el ámbito profesional para los próximos años.

De forma paralela, la automatización de tareas está en el primer peldaño de esta nueva revolución industrial, y es común ver cómo algunos almacenes y fábricas comienzan a aplicar las innovaciones tecnológicas a sus operaciones físicas, al igual que ocurre con los servicios.

En anteriores artículos, hemos destacado algunos de los sectores que están inmersos en este cambio (como el financiero, el asegurador o el alimentario, entre otros) y también qué tecnologías (exponenciales, sobre todo) están apareciendo en el ámbito empresarial (blockchain, algoritmos o chatbots, entre las más destacadas).

La primera cuestión que debemos abordar, por tanto, es analizar el potencial que tienen estas tecnologías exponenciales para sustituir (o reemplazar) a la creatividad humana. Aunque es necesario matizar que, en este caso, nos centraremos en la parte asociada a la consecución de un resultado concreto: la creación de un producto.

Un ejemplo: ¿podríamos imaginar la industria de la moda sin diseñadores? En la actualidad, existen algunos servicios que permiten realizar recomendaciones personalizadas basadas en las preferencias de los usuarios (incluyendo lo que comparten en redes sociales) a través de algoritmos de análisis.

Pero hace tan solo unas semanas, una de las compañías más relevantes en la industria retail online comunicó que había creado, a través de sus laboratorios de tecnología avanzada, un sistema de inteligencia artificial basado en una Red Generativa Antagónica (GAN, por sus siglas en inglés).

Este sistema se articula sobre dos redes neuronales que “conversan” y colaboran para aprender de forma profunda, a partir de millones de datos en bruto. Por tanto, estamos ante una tecnología que combina big data, reconocimiento de imágenes, aprendizaje profundo y algoritmos de análisis.

La empresa, que acaba de entrar recientemente en el mercado de la moda, afirma que su sistema será capaz, en poco tiempo, de diseñar modelos de ropa a partir del estilo de otras prendas, al aplicar sus características y patrones particulares, analizando millones de ejemplos (a través de imágenes y texto), y aplicándolo a la creación de prendas basadas en las últimas tendencias de moda.

Todo un cambio en la forma de concebir el ciclo del producto y la demanda. Competir ya no sería sólo cuestión de tiempo: también importa el ajuste entre detección de una tendencia y la creación del producto. Quién sabe si pronto otras firmas pueden presentar desarrollos tecnológicos similares que permitan transformar, por completo, la cadena de valor de toda la industria.

Como consecuencia, la generación de nuevos productos estará sometida no sólo a los datos, a su estructuración e interpretación (como hasta ahora); estará centrada directamente en la creación del producto a partir del proceso descrito anteriormente.

Existen otras industrias que están aplicando sistemas GAN a su trabajo de creación. Por ejemplo, este sistema ha sido aplicado ya, con cierto éxito, a la industria del comic, creando (dibujando) rostros de personajes a través de este mecanismo.

A partir de aquí, cualquier contenido creativo (imaginemos cualquier producto de los que consumimos de forma asidua), podrá ser objetivo de este tipo de sistemas combinados.

Algunos de los tradicionales puestos creativos, como los diseñadores de moda o los dibujantes, se encuentran también en la encrucijada de ver cómo su trabajo podrá ser reemplazado por sistemas de inteligencia artificial basados en redes neuronales colaborativas (GAN).

¿Compraríamos una prenda de ropa aunque todo el proceso, desde la creación a la distribución, estuviera diseñado y automatizado a través de inteligencia artificial?, ¿se podrán masificar estos diseños y adaptarlos, a la vez, a los gustos de cada usuario?

Si ambas respuestas son afirmativas, la creatividad será otra de las competencias humanas que habrá de reformular en los próximos años.

La entrada ¿Podrán las máquinas imitar la creatividad humana? se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2l8hJ94

¿Qué son las Aplicaciones Web Progresivas?

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
Aplicaciones Progresivas Web

Diciembre, mes de predicciones para los que seguimos atentamente las tendencias de marketing. El último período del año siempre es un buen momento para evaluar lo que ha ocurrido y prepararnos para lo que viene. Sin embargo, 2017 termina con pocas novedades. Más bien, concluye consolidando datos de sobra conocidos por todos. Nos referimos a los dispositivos móviles, que repiten de nuevo a la cabeza del consumo digital en España. Los smartphones, en concreto, presentan unos datos asombrosos de penetración entre los internautas. Más del 85% de los usuarios los utilizaron para conectarse a Internet. Hace solo dos años, el porcentaje era menos de la mitad.

El auge del consumo de Internet en movilidad es lo que ha hecho que miles de pequeñas y medianas empresas se planteen nuevas formas de conexión con los usuarios. Si hace unos años era algo básico tener un sitio web, hoy la necesidad imperante es que las páginas estén adaptadas a smartphones y tabletas. ¿Qué será lo próximo?

El siguiente paso en el contexto digital Business to Consumers (B2C) se basa en adaptar la información de nuestra empresa a los usuarios, y por ende, al dispositivo que más usan: los smartphones. Ahí es donde entran en juego las Aplicaciones Web Progresivas (PWA, en su abreviación en inglés).

Las PWA llevan varios años en el mercado. Grandes empresas como Twitter se han valido de ellas para mejorar aspectos como la velocidad de carga o la tasa de conversión, por ejemplo. Muchos expertos ven ya en las Aplicaciones Web Progresivas el nuevo estándar de interacción en Internet.

Una definición sencilla de PWA sería la de una aplicación híbrida, que se vale de la tecnología de los navegadores para crear en el internauta una experiencia de uso más rápida, con menor consumo de datos y con el mismo aspecto visual que una app nativa.

¿La velocidad lo es todo? Analicemos este dato: según Google, el 53% de las visitas abandonan una web móvil si tarda más de 3 segundos en cargarse. Eso a la larga son muchas sesiones perdidas, innumerables oportunidades de negocio que se quedan en el camino. Las PWA pueden solucionar ese punto. La ventaja de las Apps Web progresivas es que pueden convivir con las nativas, por lo que podemos aprovechar la rapidez de las primeras y a la vez seguir contando con el rendimiento de las segundas.

Las PWA funcionan muy bien si lo que queremos es atraer nuevos usuarios. Éstos pueden, por ejemplo, cargar más rápido nuestras páginas, instalar nuestra web como icono de escritorio o recibir notificaciones push, si el dispositivo lo permite.

Ojo, el desarrollo de estas apps no debe tomarse a la ligera. Sí, ciertamente aportan aspectos muy positivos en el ámbito digital de nuestra empresa, pero la idea que debemos perseguir antes de meternos ‘en faena’ es buscar siempre la correcta optimización de la web de nuestro negocio. Ese es el punto de partida, y hay muchas opciones además de las PWA.

El objetivo de las progresivas es mejorar la experiencia web de los usuarios. Es decir, que los internautas seguirán acudiendo a nuestro site como lugar de referencia. Ese es el punto que debemos cuidar por encima de todo, la optimización móvil de nuestra página.

La segunda reflexión que debemos hacer es: ¿cada cuánto consultan los usuarios mi página? Si la respuesta es “muy a menudo”, igual interesa mejorar el acceso web. Esto puede ser, instalar la PWA como icono. Cuidado, esta acción hará que el usuario piense en tu web como una app, por lo que le exigirá características de diseño propias de las aplicaciones nativas (una interfaz atractiva, facilidad de interacción…). De nuevo, antes de dar ese paso, debemos analizar el tráfico que recibe nuestra web.

Por último, pensemos en la fidelización. Las PWA son una solución intermedia para aquellos usuarios que ya conocen nuestra marca, pero no tanto como para tenerla ‘anclada’ directamente en el escritorio de su smartphone. La instalación lleva aparejada acciones que puede que no gusten al usuario, como el bombardeo de notificaciones. Debemos evitar cualquier tipo de intrusismo, en ese sentido.

El ‘mundo app’ ofrece un sinfín de posibilidades para cualquier negocio con presencia digital. El mensaje con el que debemos quedarnos es este: si queremos llegar al consumidor, debemos hacerlo a través del dispositivo móvil. Para saber el cómo necesitamos información, como todo. Antes de desarrollar una aplicación web progresiva o una nativa, debemos partir de un análisis pormenorizado de las necesidades de nuestro público. Un estudio de tráfico web nos aportará un buen reguero de ideas que nos harán tomar el camino directo hacia nuestro target.

La entrada ¿Qué son las Aplicaciones Web Progresivas? se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2BUgdlx

El big data seguirá siendo la gran tendencia en 2018

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - En los últimos años, el big data se ha convertido en una de las cuestiones que se dan por hecho que hay que tener en cuenta a la hora de hacer una estrategia...

La entrada El big data seguirá siendo la gran tendencia en 2018 aparece primero en http://ift.tt/2CR0hx2

Amazontube: ¿está Amazon buscando la vía para acabar con YouTube?

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - La idea de que Amazon vaya a lanzar en algún momento su propio YouTube no es exactamente nueva. Es una de esas opciones que los analistas suelen manejar cuando...

La entrada Amazontube: ¿está Amazon buscando la vía para acabar con YouTube? aparece primero en http://ift.tt/2z9D5rP

Pymes para dummies o cómo poner en marcha una empresa

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
Libro pymes para dummies

La transformación digital está al alcance de cualquier pyme y autónomo. Eso sí, hay que querer reinventarse de verdad. Roberto González Fontela, autor de Pymes para dummies asegura que la figura del emprendedor está cambiando y el miedo al fracaso existe, pero es menos determinante para las nuevas generaciones. Internet, asegura, es un aliado, pero sin dejar de lado la vida real, el contacto directo con la gente.

Graduado social y técnico de Prevención de Riesgos Laborales, González Fontela -que se define a sí mismo como knowmad porque cada siete años se reinventa profesionalmente- ofrece en “Pymes para dummies” la hoja de ruta que se ha de seguir a la hora de poner en marcha una empresa, desde la idea, el plan de empresa, la financiación, los trámites o la importancia del marketing. Un pasito a pasito, como él mismo dice, para todos aquellos que quieran emprender.

P.- Big Data, Internet de las cosas, Realidad virtual… Todo el mundo habla de transformación digital, pero ¿está esa transformación al alcance de las pymes?

R.-La transformación digital está al alcance de cualquier pyme y autónomo. La cuestión es si están dispuestas a reinventarse y rediseñar sus procesos. Cuando en 1995 registré mi primer dominio .com en Galicia y les comentaba a mis clientes que había 40 millones de personas en Internet, muchos se apuntaron a tener una página web; ahora, 22 años después, aún hay pymes y autónomos que no la tienen o está desactualizada. Ahora surgen muchas posibilidades y, por lo que veo, los freelancers y knowmads, con muy poca inversión, son los más innovadores en cloud, Internet de las cosas, etc.

 

P.- Según el Mapa del Emprendimiento 2017, elaborado por Spain Startup, el emprendedor en España emprende por vocación y no por necesidad. ¿Está usted de acuerdo?

R.- Como buen gallego te diré “depende”. Las encuestas dicen que sí, que se emprende mayoritariamente por oportunidad, pero yo no lo creo. Bueno, sí, la oportunidad es salir del paro. Si tienes más de 45 años, las empresas de RR.HH. no leen tu currículum, así que decides crear en tu localidad un negocio basado en una franquicia, como puede ser una academia de idiomas. ¿Eres emprendedor por oportunidad o necesidad? Yo creo que ambas cosas.

 

P.- En esa línea, usted establece siete tipos diferentes de emprendedor. ¿Cuál de ellos es el más frecuente? 

R.- Creo que el más habitual es el que te comentaba anteriormente, sobre todo porque vemos que hay sectores productivos que están en transformación (ejemplo: prensa en papel, sector bancario, publicitario, etc). Muchos profesionales muy cualificados han salido de sus empresas mediante un ERE y es lógico que no volverán a trabajar en los mismos sectores que los han expulsado. No ha sido una crisis económica la de 2008, ha sido también una crisis de modelo de negocio, de obsolescencia de procesos, etc.

 

P.- En España, ¿existe cultura de emprender, como es el caso de EE.UU., donde no existe el miedo a montar un negocio y que fracase?

R.- Yo creo que el miedo aún existe pero, por ejemplo, las nuevas generaciones tienen muy asumido que durante su vida tendrán 6 o 7 trabajos, varias actividades, períodos de paro o “meses sabáticos” para viajar, descansar, formarse o reinventarse. Trabajar desde los 22 o 23 años (cuando acabas generalmente la universidad) a los 67 años en la misma empresa ya no existe. Enlazando con la pregunta sobre transformación digital, los jóvenes ven muchas oportunidades en algo que dominan, la tecnología (por ejemplo: fabricar un prototipo de lo que sea, subir un vídeo a Youtube y fotos a Instagram, organizar un concurso y ver qué pasa). Si emprender de forma tradicional te cuesta de 30.000 a 40.000 euros (alquilar un local, amueblarlo, mercancías, etc.), un negocio online puedes crearlo quizás por 1.000 euros o menos. No es lo mismo buscar 30.000 euros que 1.000 euros, la barrera ya no es económica, es de mentalidad.

 

P.- A la hora de montar una empresa ¿cuáles son los principales errores que se suelen cometer?

R.- No pedir ayuda. Parece que pedir ayuda o consejo te pone en una posición inferior con respecto a otras personas. Me parece muy necesario que el emprendedor se forme, que tenga consultores (por ejemplo, abogados o economistas) que le ayuden en su plan de negocio, pero también que busque un business angel, mentor o inversor que le dé un empujón a su proyecto, basándose en su experiencia y así evitar el primer gran batacazo. De media un emprendedor de éxito ha tenido uno o dos fracasos antes de triunfar, con un socio experimentado y/o un mentor creo que se puede reducir esta cifra a uno o cero.

 

P.- Internet, comercio electrónico, redes sociales… ¿Aliados o enemigos de la pyme?

R.- Amigos, obviamente, pero siendo realista. Todavía hay que salir a la calle y hablar con gente de carne y hueso, probar nuestros prototipos con gente real, ver su cara, escucharles atentamente, etc. Creo que obtienes más información enseñando tu producto a 30 personas, escuchándoles y hablando con ellos que creando una web y viendo qué pasa.  Considero interesantísimo lo que está pasando con Instagram y Youtube, por ejemplo, que están arrinconando (en mi opinión) a los blogs. La gente no lee, escanea, es ciega a los banners desde hace años, estamos en una era 100% visual y cualquiera puede abrir un canal y contar su historia.

 

P.- ¿Existe apoyo para la pyme en nuestro país? Institucional, gubernamental, de entidades financieras….

R.- No, siento ser así de duro. Te dan una de cal y otra de arena. Anuncian que los autónomos podremos desgravarnos un porcentaje X de los consumos de nuestro hogar destinado a nuestra actividad y al final es un tercio de ese porcentaje. Medidas vigentes como que los autónomos societarios no se puedan acoger a la tarifa plana de 50 euros, etc, etc. Hay muchísimo que hacer todavía.

 

P.- ¿Qué es Pymes para dummies, a quién se dirige y, sobre todo, qué persigue este libro?

R.- Yo lo entiendo como una continuación de “Autónomo para dummies”, del cual soy autor con la misma editorial. Es una guía con la hoja de ruta más tradicional que se debe seguir (la idea, plan de empresa, financiación, marketing, puesta en marcha, trámites, etc). Dentro de las limitaciones de un libro considero que no he omitido nada relevante. Creo en empezar un proyecto “pasito a pasito”‘ como autónomo, aprovechando la ventaja de la tarifa plana de 50 euros, ver hasta dónde puedes llegar y si te ves capaz, crear una sociedad. Por desgracia, cuando eres autónomo, descubres que hay clientes a los que no puedes llegar si no eres “Nombre en inglés que suena que te mueres S.L.”, que te cuesta conseguir financiación o, simplemente, que te alquilen un local. Parece que “viste” más ir con una S.L. por delante.

Yo he tenido ya dos sociedades, una fue un desastre y otra un éxito, llevo siete años de autónomo y me estoy pensando crear otra, porque ser autónomo te ofrece una flexibilidad increíble, pero para muchas actividades necesitas un equipo, contratar personal, realizar inversiones, etcétera.

La entrada Pymes para dummies o cómo poner en marcha una empresa se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2BRsjvI

5 mitos que marcas y retail creen sobre el tiempo y las ventas

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - El tiempo hace que nos comportemos de un modo diferente y modifica nuestros hábitos y nuestras reacciones. Por ejemplo, el pasado mes de abril en Estados Unidos se registraron temperaturas más bajas de lo normal. De media, había unos ocho grados menos...

La entrada 5 mitos que marcas y retail creen sobre el tiempo y las ventas aparece primero en http://ift.tt/2z7nt8a

El adblocker de serie de Chrome empezará a funcionar en febrero

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Es una de esas noticias que podrían cambiar las cosas de forma notable en lo que a navegación online toca y a consumo de publicidad se refiere y una además que está muy relacionada con el gran brazo fuerte de la red y de la publicidad online. Sabíamos...

La entrada El adblocker de serie de Chrome empezará a funcionar en febrero aparece primero en http://ift.tt/2COA7uN

¿Qué es Bitcoin, Criptomonedas, Blockchain y toda esta revolución?

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD

Imagino que has estado escuchando del BitCoin, y cómo todo el mundo está loco por hacerse de unas de estas monedas. Pero ¿Qué es el Bitcoin? ¿Por qué el Bitcoin tiene un valor? Estuve buscando información al respecto en español y no conseguí mucha… y todos los expertos que lo explicaban, no les podía entender (Hablaban como en chino ;).

Así que decidí hacer un artículo donde te explico, desde un punto de vista de un no-experto, lo que es BitCoin, las criptomonedas y todo lo que envuelve esta revolución.

¿Por qué es importante este tema?

Porque, independientemente que el BitCoin sobreviva o no, la tecnología detrás del proceso (El Blockchain) es la gran revolución en el internet. Es más, considero que es la más grande revolución desde la creación del internet. Pero todo esto te lo explico más adelante.

Antes de comenzar la explicación, hay tres de conceptos que es importante que comprendas para que estemos en la misma página. El primero es: el dinero.

El dinero: Qué es y breve historia del dinero.

El dinero (monedas, billetes, etc.) nació como una evolución del trueque. Intercambiar una silla (suponiendo que fueras carpintero) por frutas y alimentos hacía la transferencia de bienes y servicios complicada. Por eso era mejor conseguir algo que todas las personas quisieran, y utilizarlo como medio de transferencia.

Eso que “todo el mundo quería” varió en la historia desde cigarros, trigo, tulipanes, metales y piedras preciosas.

Entonces un carpintero podía asignar un “valor” a su silla, un herrero asignar un “valor” a su trabajo e intercambiarlo por un “valor” similar de alimentos. Hacía todo el proceso de intercambio mucho más fácil.

El dinero también tenía una ventaja: podías guardarlo para acumular valor. Un carpintero podía guardar sus sillas y un pintor sus pinturas, pero un agricultor no podía guardar su riqueza en frutas y vegetales, o un panadero no podía hacer riqueza guardando panes, así que el dinero también se convirtió en esa herramienta para guardar riqueza.

Entonces el dinero nació con los siguientes tres objetivos:

  1. Medio común de intercambio de bienes y servicios.
  2. Medio para crear una unidad de valor en los productos y servicios.
  3. Unidad para acumular riqueza.

El dinero fue evolucionando desde metales (oro y plata), a monedas (hechas de oro y plata), a billetes (papeles garantizados por su valor en oro y plata) hasta papeles que no están ya garantizados por oro y plata (el dinero que tenemos hoy).

¿Me quieres decir que los billetes que tenemos hoy en día (el dólar, por ejemplo), no están garantizados por oro y plata? La respuesta es… no.

Entonces ¿Qué los garantiza? El gobierno de los Estados Unidos (en el caso del dólar).

Y ¿De donde viene su valor?

El segundo concepto que quiero conversar es el de valor.

Existen dos tipos de valor: El valor real y el valor relativo.

Si tienes en tu mano una moneda hecha de oro, la moneda tiene un valor real (aunque ahora te demostraré que eso no es tan verdad) debido a que si el gobierno que hizo la moneda quiebra, tu podrías fundir la moneda y vender el oro a otra persona.

Lo mismo sucede con el valor real de una empresa. Si restas sus activos menos sus pasivos te dará el valor real de la empresa. Y si luego divides ese número entre la cantidad de acciones de la empresa, te dará el valor real de la acción de esa empresa.

Pero la realidad es que nosotros no valoramos las cosas por su valor real sino por su valor relativo. Y el valor relativo está dado por la oferta y la demanda: como el bien o servicio es limitado, si mucha gente lo quiere subirá el precio, y si poca gente lo quiere, bajará el precio.

Una compañía puede estar dando pérdidas, pero si a la gente le gusta y quiere acciones de esa compañía (digamos que asumen que la compañía va a transformar el mercado en el futuro), el valor (relativo) de la acción subirá, aunque el valor real sea mucho más bajo.

Ahora bien, todos tendemos a pensar que las cosas que están garantizadas por oro son más valiosas (o menos riesgosas) pero la realidad es que el valor que le damos al oro también es relativo.

Imagina que mañana sucediera alguna de las siguientes dos cosas: 1) Un estudio científico determina que el oro extremadamente cancerígeno y que no debemos estar a menos de 10 metros de él, o 2) Se consigue una mina de oro del tamaño de un país entero y ahora hay oro para todos. En el momento que eso suceda, el oro se destruiría en valor.

¿Por qué esto es importante? Porque una de las ideas falsas respecto a las criptomonedas es que, cómo no están garantizadas por oro o algún material físico, entonces no tienen valor. Y, al igual que el dólar, el euro y otras monedas, su valor es relativo, y viene dado por la oferta y la demanda debido a que la cantidad de criptomonedas, es limitada. Me expandiré en esto más adelante.

El tercer concepto que es importante comprender es la criptografía.

Imagina que, en tu adolescencia, quieres darle un mensaje a tu enamorado o enamorada. Sin embargo, tienes temor de que tus padres se enteren y lean las cartas que ustedes se han enviado secretamente. Entonces, le dices a tu enamorado(a) que cuando te escriba un mensaje, utilice la siguiente letra del abecedario de la que realmente quiere usar. En vez de A, utilice B y en vez de B, utilice C, y así sucesivamente.

Si quiere decirte “TE AMO”, te escribiría “UF BNP”. Luego tú al recibir la carta, transcribirías la misma, pero con la letra anterior y leerías “TE AMO”.

Ese fue el inicio de la criptografía. Es una ciencia que permite utilizar “una llave” para transformar un mensaje y luego, la persona que lo recibe, sabiendo la misma “llave”, podría desencriptarlo.

En el caso de las cartas de amor, la clave sería “siempre es la letra antes del alfabeto, la real”.

El proceso de encriptación de mensajes se utilizó con muchos fines, especialmente con fines militares, porque necesitabas darle órdenes a tus tropas, buques, etc. pero no podías arriesgar que el enemigo interceptara la comunicación y desmantelara tu plan.

En todo proceso de encriptación, la clave está en “la llave”. Eso es lo que permite que tú seas la única persona (o único grupo de personas) que puedan obtener la información.

Si tú y yo fuéramos los únicos que tuviéramos la “llave”, tu puedes encriptar el mensaje utilizando la “llave” y luego yo podría desencriptarlo utilizando la misma “llave”.

Los avances de la tecnología en criptografía han llevado a crear lo que se llama “criptografía de una vía”. Esto significa que tú, sin tener mi “llave” personal, puedes encriptar el mensaje y enviármelo. Y yo, que soy el único que tiene la “llave” puedo desencriptarlo. Es decir, el proceso de “criptografía de una via” permite que una persona encripte información más no pueda desencriptarla de vuelta sino tiene la llave.

¿Por qué hay que hablar de criptografía?

Porque el BitCoin y las otras criptomonedas (BitCoin es un tipo de criptomoneda) utilizan criptografía para proteger las transacciones, la creación de nuevas monedas y para verificar la transferencia de activos.

¿Qué es Bitcoin?

Bitcoin es un sistema de pago y transferencia electrónica donde las personas pueden pagarse por internet.

Por ejemplo, digamos que una persona en Costa Rica quiere enviarle dinero a una persona en Japón. Entonces, en vez de hacerle una transferencia bancaria a su cuenta en dólares, o euros, etc. o pagarle con su tarjeta de crédito, decide enviarle Bitcoins a través de una transferencia electrónica.

Ahora bien, ¿Por qué esta persona preferiría transferir Bitcoins en vez de utilizar los métodos tradicionales tales como transferencia bancarias o tarjetas de crédito?

Porque el Bitcoin (o cualquier otra criptomoneda) tienen ciertos beneficios:

1) Privacidad:

La manera en que la red de Bitcoin funciona está encriptada y nunca se revela tu verdadera identidad. La persona que recibiría el dinero en Japón sólo vería un pseudónimo con diferentes caracteres y nunca sabría de dónde vino el dinero.

Esto es importante porque cada vez más los gobiernos y las instituciones financieras guardan la información de todo lo que ves, investigas y compras. Utilizar criptomonedas te da la privacidad cuando la necesitas.

De hecho, se sabe que muchos narcotraficantes y personas que están lavando dinero están utilizando Bitcoin y otras criptomonedas por una razón similar: no quieren ser descubiertos. Sin embargo, que existan personas malas utilizando Bitcoin u otras criptomonedas no hace el sistema malo o diabólico. De la misma manera que los narcotraficantes hacen la mayoría de sus transacciones en efectivo, no hace a los billetes malos o diabólicos.

2) Es abierta para todo el mundo:

A diferencia de los sistemas tradicionales, cualquier persona en el mundo puede comprar Bitcoin u otra criptomoneda y transferirla a cualquier otra persona del mundo. Millones de personas en el tercer mundo no tienen acceso a bancos (no tienen cuentas bancarias, tarjetas de débito o crédito, etc.) por lo cual no pueden formar parte de la economía global y mucho menos la digital.

Con Bitcoin cualquier persona puede comprar Bitcoin y unirse al mundo globalizado de bienes y servicios.

3) Es descentralizada:

El sistema bancario actual depende de un ente central regulador y de terceras instituciones para poder llevar a cabo transferencias de dinero. Debido a esto, cobran altísimas comisiones para realizar una transferencia. A veces se quedan con más del 10% de una transferencia (Western Union, por ejemplo) para que un trabajador en EEUU, por ejemplo, le envíe ayuda a su familia en otro país.

Otro punto importante es que cuando el sistema bancario está centralizado, tú dependes de ese organismo central para que verifique que la transferencia es real.

Imagina este caso, decides venderle tu motocicleta a una persona. Éste llega con un cheque oficial de gerencia y se lleva tu moto. En el momento que vas a depositar el cheque en tu cuenta bancaria (el banco es el ente regulador central) el cajero te comenta que el cheque es falso, o que el banco que representa el cheque se fue a la quiebra hace un mes, etc.

Otro ejemplo: Tienes en tu cuenta $1000. Decides transferirle a un individuo $700. Haces la transferencia (pagas los $15 de comisión) y te queda en tu cuenta $285. El individuo te llama al día siguiente y te dice que nunca recibió el dinero. Vas al banco y por un error en el sistema, el banco eliminó la transferencia y no hay rastro de donde está el dinero. Ahora imagina que tu banco te dice que no fue error de ellos sino del otro banco… y el otro banco te dice lo mismo. Al final, perdiste tu dinero.

En contraste, Bitcoin y las otras criptomonedas trabajan en un sistema llamado Blockchain (más de esto adelante). Pero este sistema es totalmente desentralizado. Son una serie de cientos de computadores alrededor del mundo donde todos realizan cálculos que verifican la transacción y queda registrado en cientos y miles de lugares en el internet. Esta lista de transacciones se compara constantemente una con otra para asegurar que no hubo cambios ni alguna violación del sistema.

De hecho, cualquier persona puede descargar la lista de transacciones de Bitcoin desde que nació hasta el día de hoy y revisar cada una. Pueden comprobar la veracidad y, como todas las transacciones son privadas (tu nombre nunca aparece, sino un pseudónimo) no hay temor alguno de que sepan cuanto tienes ni cuanto diste o pagaste.

Una manera de verlo es la siguiente: imagina que tienes un archivo de Excel donde están todas las ventas de tu empresa registradas. Ese archivo es muy importante para ti y o tienes en el computador de tu oficina. Resulta que te roban la oficina y pierdes el archivo (el archivo estaba centralizado).

Resulta que, para proteger el archivo, decides grabarlo en un disco duro portátil que llevas contigo. Ahora es mucho más difícil perderlo.

Ahora imagina que subes ese archivo a la nube, y que el archivo se copia en 100 computadoras alrededor del mundo, y cada vez que haces un cambio al archivo, todas las 100 computadoras se comunican y comparan entre sí para asegurar que tienen el archivo actualizado.

Entonces, pueden robar tu oficina, puedes perder tu disco duro portátil, unos hackers pueden destruir varios de los servidores, pero siempre tendrás suficientes copias del archivo en algún lugar del mundo. En otras palabras, tu archivo está seguro.

Volviendo al tema, este sistema descentralizado permite que la transferencia sea “gratuita” (para la persona que envía y recibe es gratuita, sin embargo, el poder computacional de verificación de las transacciones tiene un costo que hablaremos más adelante).

Entonces, el Bitcoin se ha convertido en esta moneda digital que protege tu identidad, puede ser transferida y comprada en cualquier lugar del mundo donde haya internet y que no depende de un ente central que te regule, sino que tiene una plataforma descentralizada que verifica y guarda la información de tu transacción de la manera más segura posible.

Ahora bien, quiero que veas el Bitcoin no como una moneda física, sino más bien como una tabla (similar a una tabla de Excel) que tiene un registro de todas las transacciones (transferencias) de Bitcoin de una persona a otra. Cuando ves una moneda física, sabes que esa moneda ha pasado por cientos y miles de personas, pero no tiene una historia registrada. Bitcoin, por el contrario, si.

Esta lista de todas las transacciones es lo que se llama Blockchain.

Blockchain

Más que el Bitcoin, en mi opinión, la tecnología que va a cambiar al mundo es el blockchain (o cadena de bloques).

Blockchain es básicamente una cadena de registros de todas las transacciones que se han hecho en Bitcoin desde su nacimiento en el 2009.

Lo poderoso de blockchain es el sistema que crearon para verificar y mantener esta lista de transacciones donde puedan verificar que la transacción es legítima, manteniendo la privacidad de la persona y registrándola en una lista que luego se replicará en cientos de computadores donde nunca podrá ser borrada jamás (digamos que imposible).

¿Cómo funciona el sistema?

  1. Persona A le transfiere a Persona B una cantidad de Bitcoins.
  2. La transacción es encriptada con un pseudónimo y una llave.
  3. El sistema une todas las últimas transacciones de todo el mundo en un bloque.
  4. Computadoras alrededor del mundo (llamado miners/mineros – lo explicaré más adelante) hacen un reto computacional (cálculos de alta complejidad) hasta que una de ellas consigue la respuesta al reto computacional.
  5. Luego que un computador (un miner) envía la respuesta correcta a la red de computadoras, éstas verifican la validez del cálculo y aprueban el bloque de transacciones.
  6. Al validarse el cálculo, el bloque de transacciones creado es agregado a la cadena (blockchain) de todos los bloques (transacciones) desde el nacimiento de Bitcoin.
  7. El nuevo blockchain es enviado a todas las computadoras del mundo conectadas a la red para ser utilizada para futura verificación.
  8. La computadora (el miner) que logró responder el reto computacional, gana Bitcoins nuevas como recompensa.
  9. El ciclo vuelve a comenzar en el punto #1.

El ciclo completo dura aproximadamente 10 minutos debido a que el poder computacional necesario para resolver los retos de cálculo de los miners es bastante elevado.

¿Quiénes son los miners o mineros?

De la misma forma que un minero real trabaja en una mina hasta conseguir oro o plata o diamantes, los mineros de Bitcoin trabajan haciendo cálculos computacionales complejos para verificar los bloques de transacciones de Bitcoin y ganarse la recompensa de nuevos Bitcoins si ellos logran resolver el problema.

Cualquier persona puede comprar un computador, conectarlo a la red y convertirse en un miner de Bitcoin. El problema es que los cálculos son tan complejos que necesitas tener computadores completamente dedicados al proceso para tener oportunidad de resolver los cálculos.

Se estima que la cantidad de energía (electricidad) que se necesita en este momento para mantener a todos los miners haciendo los cálculos es igual a la necesaria para surtir un país de decenas de millones de habitantes. En poco tiempo superará la energía que necesita Japón hoy para funcionar.

¿De donde viene el valor del Bitcoin?

Tal como lo conversé al principio, a pesar de que el Bitcoin y otras criptomonedas son creadas de manera digital, el valor lo da el mercado. Obviamente el costo computacional (de energía) que utilizan los miners tiene un costo, pero la realidad es que el valor de la moneda es totalmente relativo y está determinado por la oferta y demanda.

Mientras más personas aprecien los beneficios de la moneda digital y quieran tenerla, el mercado definirá el precio.

Otro punto importante a destacar es que existe un límite máximo de Bitcoins que serán creados. Nunca existirán más de 21millones de Bitcoins, que se irán creando a medida que los miners resuelvan los problemas computacionales necesarios para verificar el bloque de transacciones.

Conclusión.

Este es un tema sumamente complejo donde diariamente aprendo nuevas cosas y a la vez me doy cuenta de lo poco que sé al respecto. Mi intención era dar una visión lo más sencilla posible desde el punto de alguien que no sabe del tema. Existen cientos de expertos que saben infinitamente más que yo de este tema. También dejé varias piedras sin voltear, evitando caer en un espiral de explicaciones que complicarían el tema.

En mi opinión, las criptomonedas vinieron a transformar el mundo. Independientemente si Bitcoin y otra criptomoneda tiene éxito o no, el sistema creado (blockchain) es una plataforma revolucionaria para el mundo que transformará todo lo que conocemos hasta el momento.

Tratar de entender esta revolución es exactamente como tratar de comprender el internet hace 30 años o la nube (the cloud) hace 10 años. Es difícil para nuestra mente comprender las implicaciones de este cambio en la manera como haremos transferencias financieras, guardaremos nuestro dinero, haremos contratos, pagaremos por productos o servicios, etc.

Si te hubiera gustado ver de cerca el nacimiento de una revolución tecnológica, aquí tienes otra oportunidad para presenciarlo. El mundo está cambiando en frente de tus ojos.

La entrada ¿Qué es Bitcoin, Criptomonedas, Blockchain y toda esta revolución? aparece primero en Liderazgo Hoy.



La entrada ¿Qué es Bitcoin, Criptomonedas, Blockchain y toda esta revolución? aparece primero en http://ift.tt/2CN3ca0

Por qué 2018 podría ser un gran año de Twitter

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - En el universo de internet y de la tecnología, los ciclos de vida son muy rápidos. Las cosas pueden ser un día el gran elemento de moda y la cuestión que todo...

La entrada Por qué 2018 podría ser un gran año de Twitter aparece primero en http://ift.tt/2B5LgHl

El robo y secuestro de información, uno de los grandes problemas para marcas y empresas en 2018

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - En abril, antes de que se estrenase en Netflix, un hacker anunció que había robado la última temporada de Orange Is The New Black, una de las series...

La entrada El robo y secuestro de información, uno de los grandes problemas para marcas y empresas en 2018 aparece primero en http://ift.tt/2BlLcr8

Segmentación de audiencias, una actividad cada vez más compleja y complicada

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Una de las normas básicas que todo trabajador de marketing tiene que tener claras sobre cómo realizar su trabajo es que los mensajes no pueden llegar a todo el mundo por igual. Los consumidores son diferentes, tienen gustos diferentes y esperan cosas...

La entrada Segmentación de audiencias, una actividad cada vez más compleja y complicada aparece primero en http://ift.tt/2BQqmPQ

¿Y si soy publicista y no creo en la empresa para la que trabajo? ¡Vete!

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Profe: "¿Usted qué creé que debemos hacer cuando un publicista o un director de Marketing no creé en la empresa para la que trabaja? Esa es la pregunta que me hicieron esta semana mis alumnos del grado de Publicidad. Automáticamente salió...

La entrada ¿Y si soy publicista y no creo en la empresa para la que trabajo? ¡Vete! aparece primero en http://ift.tt/2krvhgj

Facebook no dejará que las páginas pidan "me gustas" comentarios y reacciones

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Lograr engagement en Facebook y conseguir que el algoritmo que controla lo que va al feed de noticias es cada vez más complicado y más difícil. La red social ha ido penalizando muchos de los trucos que los responsables de páginas empleaban para hacer...

La entrada Facebook no dejará que las páginas pidan "me gustas" comentarios y reacciones aparece primero en http://ift.tt/2oROblb

Más malas noticias para las agencias en su relación con marcas y empresas

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - ¿Ha sido 2017 el peor año para las agencias? Sin duda, las agencias y su supervivencia han sido de los temas que han...

La entrada Más malas noticias para las agencias en su relación con marcas y empresas aparece primero en http://ift.tt/2Bl5WPF

Las tiendas físicas de Amazon llegarán a Europa

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Ya han pasado dos años desde que Amazon abrió las puertas de su primera tienda física. La compañía lo hizo con una librería en Seattle,...

La entrada Las tiendas físicas de Amazon llegarán a Europa aparece primero en http://ift.tt/2BknNGj

Lo que aprendí tras un año en una ‘startup’ en Bangkok

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
Trabajar en Bangkok

Antes de empezar…

Esto es ante todo una historia personal. No es raro eso de comenzar escribiendo que hay gente que sabe más que tú a modo de ejercicio de (a veces falsa, a veces honesta) humildad: no es el caso.

Si quieres aprender de verdad “cosas sobre startups” hay muchos libros, blogs o podcasts que puedes leer y escuchar. Tampoco es que “no sepa nada”, pero hay miles de sitios mejores para aprender (lo que sí tengo es una lista de enlaces muy curiosona; si te interesa, pídemela a través de los comentarios y te la enviaré por correo electrónico). Igualmente, si quieres aprender sobre Bangkok, el ecosistema económico de Asia y temas similares, este no es el post.

¿Qué te vas a encontrar aquí? Como decía, una historia personal sobre el cambio, la famosa zona de confort y algunas anécdotas curiosas.

 

Un cambio radical

Por dar contexto a la historia, tras varios años en nuestros respectivos puestos de trabajo, Tamara (mi novia) y yo decidimos tomarnos un año sabático para viajar por Asia. Y para “pasar el rato” decidimos empezar un blog / proyecto de investigación sobre startups y transformación digital en Asia.

2geeks1city.com fue el nombre elegido, a sabiendas de que los números en el nombre del dominio no son la mejor idea del mundo. Gracias a nuestro blog conocimos a algunos de los emprendedores top de la región asiática y coronamos el fin del viaje con una ponencia sobre nómadas digitales en El País Con Tu Futuro. Y, aunque todavía no lo sabía, también me serviría para probar suerte en el mundo startup de la mano de 500Trends.

Tras un año leyendo, escribiendo y respirando el ambiente startup, tenía ganas de saltar la barrera y entrar en la arena. Y la idea de vivir en Bangkok nos parecía de lo más atractiva.

Una vez de vuelta en España (por distintos motivos que darían para otro post), estas son algunas de las cosas que he aprendido sobre mí mismo:

 

Dar el salto a lo desconocido siempre es difícil

Cuando dije “sí” a la propuesta que me hizo Marcos para incorporarme a 500Trends, estaba relativamente tranquilo. Había “apalabrado” mi vuelta a Good Rebels (la empresa que dejé atrás cuando nos fuimos de año sabático), pero una conversación con el CEO, Fernando Polo, hizo que todo pareciera normal: era una oportunidad lo bastante inusual y oportuna (mudarse a Bangkok como CMO de una startup de eCommerce) como para decir que no.

Todo parece más fácil cuando tienes unas semanas de por medio y estás en casa de tu madre viendo la tele. Pero al final llega esa noche en que te acuestas y sabes que mañana (no dentro de dos semanas o de tres días, mañana) tienes que coger el equipaje y subir a un avión para recorrer más de 10.000 kilómetros. Que tienes que aterrizar y presentarte en un trabajo nuevo donde no conoces a nadie, para trabajar en un entorno completamente distinto.

Los cambios siempre asustan. Por mucho que desarrolles el músculo de la resiliencia y leas frases en tazas muy monas sobre lo mucho que mola empezar de cero, cuando llega el momento, siempre vas a asustarte.

Si estás buscando consejo, no sé si soy el más indicado para dártelo, pero lo haré de todas formas: sigue adelante y punto.

 

El síndrome del impostor es real

Quien más, quien menos, ha leído (o sufrido) el síndrome del impostor (o impostora): tus logros dan igual, sientes que no te mereces dónde estás y que no tienes ni idea de nada. Piensas que todos se enteran de algo que tú no eres capaz de ver, que vas a hacer el ridículo y sobre todo piensas que estás engañando.

Aunque cuando me planté en Bangkok tenía años de experiencia profesional a mis espaldas, había liderado equipos y gestionado proyectos de centenares de miles de euros, me sentía así. Había factores reales (cosas que me superaban, luego hablaré sobre ellas) y factores imaginarios. Al final sólo tienes una solución: hacerlo lo mejor que puedas.

¿La realidad sobre el síndrome del impostor? No es que te imagines que eres un impostor, es que lo eres.

Todos somos impostores. Lo sigo siendo y seguramente tú, que lees esto tranquilamente desde el móvil o el ordenador, también lo seas. Antes de empezar a escribir este artículo tuve que librarme del síndrome (de ahí la introducción), así que supongo que nunca terminé de domar a la bestia.

Pero no pasa nada. Porque aunque suene contraintuitivo, pensar esto puede ser liberador. Seth Godin lo explica mejor y más brevemente que yo: lo más probable es que no seamos las personas más cualificadas del mundo para hacer lo que estemos haciendo, pero no nos queda otra que tirar para adelante y hacerlo lo mejor que podamos.

 

Empezar de cero suena muy bien, pero significa que no tienes nada

Tras unos cuantos años trabajando en España (sobre todo en Madrid), había construido cierta red: no es que fuera un capo, pero conocía (conozco) gente “del sector”. Podía pedir feedback sobre una persona en concreto, porque rara vez me encontraba a nadie a más de dos grados de separación. Sin ser ningún gurú, también tenía algo de facilidad para meterme en charlas, cursos, saraos y demás.

Te acostumbras a cierto status. Y status no tiene por qué significar tener un chófer (spoiler: nunca lo tuve): puede ser tan sencillo como no tener que presentarte de cero cada vez o saludar a unos cuantos conocidos en un evento. O que conozcan la empresa en la que trabajas. O tus clientes.

Pero un buen día todo cambia: nadie te conoce, no conoces a nadie, trabajas para una empresa pequeña con poco dinero a la que tampoco casi nadie conoce y básicamente “empiezas de cero”. Que sí, suena muy guay, pero es como retroceder diez años en muchas cosas.

Y no sólo aplica a tu red: en una cultura nueva tus conocimientos, al menos parte de ellos, se vuelven irrelevantes.

La parte buena es que te toca hacer un back to the basics: puede que el entorno sea distinto, que el usuario vea programas de televisión que no sabías que existían o que la sociedad que te rodea de parezca muy alien. Pero si piensas en estructuras y no en parámetros, serás capaz de entender las cosas antes de lo que crees.

 

Romper tus límites y salir de tu zona de confort

Aunque muchas de las limitaciones sean fruto de tu imaginación, otras son reales. Ojo, reales no quiere decir inamovibles o que no las puedas cambiar: pero en el corto plazo pueden hacerte cierta pupa.

En mi caso, lo que más problemas me causó fue mi nivel de inglés. ¿Es malo? Para trabajar y vivir en España es más que suficiente. Leo, escribo y me desenvuelvo en conversaciones de negocios de forma aceptable. Pero en un entorno de expatriados estaba en clara desventaja. Hablar en un evento en inglés estaba por encima de mis posibilidades (al menos, de una forma digna). Expresar ideas complejas en conversaciones rápidas con varios actores me dejaba agotado y con resultados endebles. En cierto sentido era como tener el tobillo torcido: sí, puedes andar y desenvolverte, pero en cuanto empieza la carrera lo vas a pasar mal.

 

Buscar analogías puede ser útil, pero solo hasta un punto

En busca de la familiaridad verás parecidos donde los haya… y donde no. En mi caso, buscaba analogías por todas partes entre el mundo que mejor conocía (agencia / consultora) y el que menos (startups).

Aunque puedan existir puntos en común entre clientes y Venture Capital, no deja de haber grandes diferencias: un cambio brusco requiere que pienses de forma diferente. Y las analogías pueden ser útiles, pero sólo hasta un punto, pasado el cual puedes empezar a ver espejismos.

Todos los trabajos son difíciles. Pero crear algo nuevo, mucho más. Aunque el proyecto ya existía cuando entré, la sensación de entrar en uncharted territory, de ir sin mapa, era grande.

No puedo decir que fuera algo a lo que no estuviera acostumbrado. Estar en los inicios de una empresa de servicios profesionales es difícil (es un decir, cuando entré en Good Rebels la empresa tenía más de diez años, pero éramos siete personas; cuando me marché, unos 120). Pero creo que lo es mucho más en una empresa orientada a cliente final y más en un mercado que no conoces.

Si algo he aprendido es a valorar mucho más el trabajo de creación: tras los brillantes casos de éxito y las muchas slides que se escriben, hay mucho sufrimiento y apuestas a ciegas.

Es mucho más fácil gestionar un gran presupuesto o contar con una gran marca detrás: empezar con nada (o poco) es mucho más complicado.

¿Esto es todo? Bueno, aprendí cómo aprovechar recursos, trabajar con personas de otras culturas, establecer relaciones, preparar pitches o lo que era una cap table. Pero eso, es otra historia.

¿Recomiendo empezar de cero, lanzarse a la aventura y vivir nuevas experiencias? Sí. Sin duda.

Es lo único que nos hace crecer y comprendernos a nosotros mismos. Pero creo que tenemos un exceso de frases facilonas que molan mucho y la realidad es un pelín más compleja.

Dicho esto, no pienso acabar escribiendo “si no estás preparado, no lo hagas”. Porque nunca, nunca se siente que se está preparado. Y esa es parte de la gracia.

La entrada Lo que aprendí tras un año en una ‘startup’ en Bangkok se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2Dcr5J1

Los consumidores no quieren solo innovación en las empresas, sino que mejoren lo que ya tienen

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Una de las grandes cuestiones a las que se enfrentan las marcas y que les preocupan es la de encontrar la próxima gran cosa. Todas las compañías quieren estar a la última y quieren ir por delante de la tendencia, aprovechando el tirón de la novedad...

La entrada Los consumidores no quieren solo innovación en las empresas, sino que mejoren lo que ya tienen aparece primero en http://ift.tt/2BCwFnE

Los niños se convierten a pasos agigantados en los grandes consumidores de los vídeos online

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - Hay un grupo demográfico que es uno de los grandes impulsores del vídeo online. Quizás ni siquiera se necesitan los estudios de las compañías de análisis para...

La entrada Los niños se convierten a pasos agigantados en los grandes consumidores de los vídeos online aparece primero en http://ift.tt/2kJFwMi

Las industrias y marcas más populares de 2017 en YouTube

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - El uso del vídeo online como herramienta de marketing va ganando popularidad entre los anunciantes. Éstos, además de colaborar con creadores de contenido en...

La entrada Las industrias y marcas más populares de 2017 en YouTube aparece primero en http://ift.tt/2yY4dd4

2017 fue solo el principio: el despertar de la Inteligencia Artificial

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - El crecimiento de la Inteligencia Artificial ha acaparado la mayoría de los focos de las noticias tecnológicas de este año, desde algoritmos que aprenden cómo jugar sin intervención humana (el caso de Go), pasando por Elon Musk y Mark Zuckerberg profundizando...

La entrada 2017 fue solo el principio: el despertar de la Inteligencia Artificial aparece primero en http://ift.tt/2kjDZNv

El modo de tratar los datos, la información y las nuevas tecnologías es la nueva forma de hacer Marketing

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - La tercera jornada del ciclo Webinars #WorkSmarter by Teamleader ha contado con la grata presencia de Adolfo Ramírez...

La entrada El modo de tratar los datos, la información y las nuevas tecnologías es la nueva forma de hacer Marketing aparece primero en http://ift.tt/2kJC5Fu

Sencillas cuestiones sobre tu marca que deberías responder de forma automática

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
PuroMarketing - El mercado premia a las marcas más que a los productos o servicios a la hora de elegir. Por tanto, el branding se ha convertido en unas de las funciones más prioritarias y estratégicas para la comercialización. En ocasiones cuando haces preguntas...

La entrada Sencillas cuestiones sobre tu marca que deberías responder de forma automática aparece primero en http://ift.tt/2AWBIyb

El uso de las tecnologías no tiene edad

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD
Uso de las tecnologías

El uso de las tecnologías que ya es parte de nuestro día a día. Aunque cueste más o cueste menos, al final acabamos habituándonos a cada nueva pantalla, programa y aplicación. Pero seguramente no prestamos atención a lo que de verdad importa dentro de la tecnología.

Para comenzar, llamamos nuevas tecnologías a un concepto que ya no es nuevo. Sí podría serlo la ingeniería biomédica, el T-Flight o la nanotecnología, pero no un móvil inteligente o una web. Es cierto que por tradición solemos llamar nuevo a todo aquello que surge en nuestra propia generación. Pero al ritmo que evoluciona el sistema de innovación, lo novedoso de enero se ha quedado anticuado en diciembre.

 

El uso de las tecnologías es más cuestión de hábito que de edad

Aunque solemos pensar que las tecnologías son más para los jóvenes, los llamados nativos digitales,  y no para los más adultos, los inmigrantes digitales, el concepto de partida es erróneo. Realmente no existe el nativo digital en el sentido de que nacen dominando los nuevos medios de comunicación e información. Al contrario, son meros usuarios que por saturación y costumbre adquieren destrezas e intuición en el manejo de los distintos dispositivos. Pero no porque los entiendan en su funcionamiento interno, fines y límites, sino porque por imitación y deseo de integración social, usan las diferentes aplicaciones que están de moda, de forma automática y cuasi inconsciente.

En consecuencia, un joven que esté todo el día usando el móvil no es un experto digital: es un repetitivo usuario de tres o cuatro aplicaciones que maneja de forma continuada e incluso obsesiva. No son precisamente Bill Gates o Steve Jobs, ni van a cambiar el mundo viendo fotos en su Instagram o vídeos en su Youtube.

En paralelo, los adultos, que han nacido en un mundo totalmente analógico, suelen adquirir un miedo injustificado a todo lo que suene a nuevo. Injustificado porque los desarrolladores de las distintas aplicaciones acostumbran a envolver su funcionamiento en un sistema fácil e intuitivo. Pero aquellos que han conocido el mundo puramente analógico saben apreciar todas ventajas de lo digital. Un puesto de visión con perspectiva hace valorar mejor el conjunto y las ventajas del cambio.

Como decimos, todo es cuestión de hábitos y repetición. El famoso dicho de “esto es para los jóvenes” debería transformarse  en “esto es para los habituados”.

Las tecnologías en realidad son de sus creadores: los demás somos meros invitados a su uso, con los objetivos que ellos diseñan, casi siempre de lucro. Esa pequeña parte de la población es capaz de decidir nuestras vidas, cambiándolas al ritmo de la innovación constante. Se dice que el mundo es y será de los informáticos, de los que programarán los algoritmos que decidan qué debemos hacer en cada momento.

 

Saber usar la tecnología es saber protegernos

Pero el principal caballo de batalla del futuro es aprender a gestionar nuestra privacidad, o mejor dicho, la ausencia de ella. Vamos a tener que convivir con la falta de privacidad, en una sociedad común y totalmente transparente, de la que será muy complicado escapar, al menos que queramos aislarnos.

Sabemos que cuando una aplicación o servicio de Internet es gratuita, el producto somos nosotros. Es decir, nuestros datos serán vendidos a un tercero para su explotación. No acabamos de ser  conscientes de que todo lo que hacemos en la Red se almacena y se explota. Nuestros movimientos pasan a ser datos, que de una manera u otra servirán para extrapolar perfiles de conductas que se utilizarán a su vez para diferentes fines como la seguridad o simplemente, tratar de adivinar lo que necesitamos o deseamos y vendérnoslo.

Hoy en día saber usar las tecnologías va más allá de su aspecto funcional -que como decimos, se adquieren por el mero hábito y repetición-. En su lugar, debe centrarse en la protección y en tomar las riendas de nuestros movimientos, para no ser meros productores de datos en modo autómata.

La gestión de los rastros que dejamos al navegar, la protección frente a ataques a nuestra privacidad y seguridad, y la propia consciencia de lo que hacemos en las redes, deben ser nuestros objetivos permanentes. Para los próximos meses se estrenan importantes iniciativas como Aura de Telefónica  que vienen a facilitar que decidamos de verdad lo que queremos hacer con nuestros datos.

En resumen, utilizar las tecnologías digitales no se limita a lo más fácil de saber manejar una hoja de cálculo, buscar en Google o programar la alarma de nuestro móvil. Muy al contrario, lo importante es poseer verdadera capacidad de decisión sobre lo que necesitamos de verdad y cómo nos resguardamos de los peligros de “ahí afuera”, con el protagonismo centrado en nuestra privacidad y nuestra seguridad.

La entrada El uso de las tecnologías no tiene edad se publicó primero en Con Tu Negocio.



La entrada Con Tu Negocio aparece primero en http://ift.tt/2AXihFE

Related Posts with Thumbnails