.

.

La decoración de tu negocio

Recopilado por: AGNUS® PUBLICIDAD

La decoración es uno de los pilares fundamentales para el buen funcionamiento de cualquier negocio. Un comercio debe transmitir al cliente la idea de lo que se encontrará en el interior, llegar al público para el que está dirigido, y en el caso de las tiendas y restaurantes, recrear un estilo propio.




Cuando queremos mostrar algo interesante no solo deberemos tener en cuenta que cantidad de productos vamos a mostrar. Caemos fácilmente en la idea que si en bodega tenemos mil productos los tenemos que exhibir todos al frente.



"El que no enseña no vende" reza el refrán, pero cabe la pregunta: debemos enseñar todo abarrotado en nuestros escaparates principales. El decorado de las tiendas y el como nos mostremos ante nuestros cliente es también una de nuestras cartas fuertes al momento de vender.


Si una tienda se encuentra con exceso de rótulos (muchas veces mal diseñados o hechos a mano sobre una simple cartulina) esteremos mandando el mensaje erróneo que se trata de una empresa desesperada por vender. El cliente comienza a sospechar que se trata de una tienda de mala calidad pues se muestra esa desesperación al no planificar alguna campaña de ventas, improvisando carteles y no mostrando respeto por el cliente que siempre gusta de un buen decorado.


En un mundo donde la imagen que se proyecta es muy importante, los dueños del negocio tienen un gran campo de trabajo, que pueden explotar para asegurarse una mayor acogida cada vez, si lo suyo es atender personas, tiene habilidad para convencer a los demás, atráigalos decorando con buen gusto agradablemente y además recuerde que este es su negocio.


Cuando pensamos en la decoración de un negocio, una avalancha de ideas asalta nuestra cabeza, pero el objetivo es claro, se trata de crear un ambiente que atraiga a los consumidores hacia nuestros productos.




A la hora de decorar el negocio hay que tener en cuenta el tipo de mercancía que se vende y el estilo de la tienda, pero todas las tiendas en definitiva quieren que la gente entre en ellas y se interese por lo que venden, por lo tanto hay unas pautas comunes a seguir para montar un buen decorado, los diez puntos fundamentales a tener en cuenta los mostramos en este “Top ten”.


Iluminación. La fusión de luces y sombras nos permite destacar aquello en lo que queremos que se centre la atención y jugar con la amplitud del espacio, debemos analizar la luz natural con que cuenta el escaparate a lo largo del día, antes de decidir la luz artificial que queremos instalar, en general utilizaremos focos puntuales y es fundamental que su ubicación sea elegida con acierto.


Seducción. El decorado es nuestra carta de presentación, una ventana que permite ver nuestro negocio y por lo tanto su aspecto debe ser seductor para que quien lo vea, desee entrar en el establecimiento, no solo debe mostrar el producto sino que debe invitar al cliente a entrar, despertar su interés por lo que hay en el interior.


Color. La combinación de colores es primordial, dependiendo del tipo de establecimiento y la época del año, serán colores mas vivos o más suaves los que utilicemos, pero es fundamental conseguir el contraste que haga que resulte llamativo manteniendo el orden y la estética.




Equilibrio. No conviene recargar la decoración, debemos utilizar técnicas que nos permitan conseguir el equilibrio entre el espacio y los productos. Pensemos que quien ve nuestro negocio, tan solo lo ve unos segundos que deben ser suficientes para captar su atención, si la muestra es excesiva el consumidor no abarcará todo y pasará de largo.


Mensaje. Debemos estudiar claramente el mensaje que queremos transmitir al público y elegir un tema sobre el que trabajar a la hora de crear . El decorado es una herramienta de comunicación a nuestro servicio y como tal lo debemos utilizar.


Economía. Si no disponemos de un amplio presupuesto no es problema, con cosas sencillas, incluso elaboradas a mano, podemos conseguir un decorado que transmita a la perfección nuestro mensaje, la creación de figuras de espuma o papel maché y otras manualidades, nos pueden servir para montar un diseño original con poco dinero.


Selección. Debemos seleccionar muy bien la mercancía que queremos mostrar, no es conveniente colocar una excesiva cantidad de productos. Los artículos que coloquemos en el decorado deberán ser representativos de lo que ofrecemos en el interior del establecimiento y deberán resultar tentadores para que inviten al cliente a entrar.


Innovación. Cada año surgen novedades, un buen negocio debe estar en continua formación, aprendiendo siempre nuevas técnicas, las tendencias en decoración se renuevan constantemente y es fundamental mantenerse al día en los estilos más vanguardistas.


Originalidad. Se abre una puerta a lo que cada uno pueda aportar a su diseño a nivel artístico, ideas como incluir fotografías o cuadros, dar un toque humorístico a la presentación de los productos… en general se trata de recrear ambientes llamativos que atraigan la atención de los clientes.


Cambio. Cada cierto tiempo se debe cambiar la decoración del negocio, debe ser acorde con la época del año, no tendremos el mismo impacto el primavera que en invierno, y tendremos en cuenta celebraciones especiales como Navidad o San Valentín, debemos tratar de romper la rutina, un decorado nunca puede aburrir al consumidor.


Debemos concienciarnos de que el decorado es fundamental para captar clientela, es un gran canal publicitario y no debemos dejar espacio a la improvisación o a la señora que le gusta poner adornos en todo, el montaje de un decorado debe seguir un plan organizado, podemos recurrir a la ayuda de profesionales, aportan ideas para cada caso concreto. 


Como siempre un buen asesoramiento vale oro al momento de elegir caminos en nuestro negocio.


.

Related Posts with Thumbnails